top of page

Oliva Molina

LasHijasDelJazz

by Omar Ayyashi

CF048263.jpg
CF048238.jpg

La extrañeza y agitación de Nueva York,

los periodistas y los vestíbulos de hotel llenos de pieles,

el brillo del sol en los cristales de las ventanas y el polvo irritante de finales de primavera;

Lo impresionante, los bailes por la tarde, mi comportamiento excéntrico en Princeton…

Recordé tus ojos azules, nuestros juegos y un baúl que emanaba perfume.

Siempre estábamos allí.

No nos gustaban los hombres y éramos felices.

El apartamento y sus copas de absenta y el cabello dorado en el peine…

y las visitas a un mundo literario colegial desmesurado por los periódicos neoyorquinos. Había flores y clubes nocturnos y olor a café y traslados al campo.

Una vez reñimos en West Port hablando de moral, caminando junto a un muro colonial bajo el frescor de los lilos. Pasamos toda la noche en vela tocando la guitarra.

Estaba el motel de carretera en el que comprábamos ginebra. Nadábamos en plena noche y discutíamos apasionadamente. Fuimos a las fiestas a las que iban franceses que hablaban cuando se emborrachaban. Tocamos el piano.

Y mis pantalones blancos que hasta sobresaltaron a las colinas de Connecticut y el baño con sandalias en la charquita. La playa y montones de hombres y mujeres, recorridos demenciales en coche y viajes a Nueva York. Nunca conseguíamos habitación en los hoteles de noche por lo jóvenes que parecíamos, así que una vez llenamos una maleta vacía con el listín telefónico. Yo tuve una relación romántica con alguien y se marchó a Tahalí y seguí con mis aventuras. Más y más aventuras.

 

Fuimos al sur por las ciénagas de Virginia, las colinas de arcilla roja de Georgia, los preciosos lechos fluviales llenos de rodadas de Alabama. Bebimos whisky de maíz en los alerones de un aeroplano a la luz de la luna, bailamos en el club de campo y regresamos. Yo tenía un vestido rosa que flotaba y uno plateado muy espectacular que había comprado. Más libre que nunca.

 

Fragmentos de Save Me the Waltz (1932)

Autora: Zelda Fitzerald

Traducción y versión: Victoria Mendizábal

OlivaMolina
00:00 / 02:34
bottom of page